domingo, 6 de octubre de 2013

Medios y redes para la reconstrucciòn social

La temàtica de la V Semana Internacional de las Comunicaciones Uniautònoma, apunta  a los contenidos de las producciones audiovisuales, medios y la redes digitales, con una profunda funciòn social.
POR ANUAR SAAD
Hay dos maneras de ver, sentir y hacer el periodismo. La primera la conoce todo el mundo. Un periodista, o alguien que finge serlo, escriben párrafos –ciñéndose a las reglas antiguas de la pirámide invertida-- en un computador; o leen noticias en la radio o transmiten informes en un noticiero nacional de televisión. Es decir, cumplen con informar. Porque, en esta jungla del periodismo, hay que dar la noticia pues todavía se vive bajo el síndrome de la chiva.
La segunda forma de enfrentar el oficio parte desde el reconocimiento del lugar donde se vive. Del país y la ciudad que habitamos y de nuestras verdaderas problemáticas. No es lo mismo un periodista en Suiza que uno en Colombia. El primero, las únicas muertes que cubrirá serán las de un accidente de tránsito (9 en promedio en el año) o del suicidio de algún banquero deprimido. En nuestro país, todas las informaciones están signadas por el conflicto armado. Sea del frente que sea.
Las universidades juegan por ello un importante papel en la enseñanza del periodismo dentro de los programas de Comunicación Social. ¿Para qué formamos comunicadores? ¿Para que sepan leer noticias? ¿Para presentar la farándula? ¿Para cubrir escandalosamente un acontecimiento judicial? ¿Para estar pendiente de tener la primicia?
La labor del comunicador, va ligada estrechamente con el apellido de su carrera: “social”. Y es que existe, esto es indudable, una estrecha relación del periodismo y el desarrollo de la sociedad. Pero para que esto se dé en buena manera, tendremos que hacer una profunda reflexión sobre los contenidos que estamos generando: ¿son lo que la comunidad quiere o los que al medio le conviene? ¿Estamos magnificando la violencia dándoles prioridad a los actores armados –incluyendo los institucionales—y no a las víctimas? ¿Cómo se pueden contar historias desde el periodismo en medio de un conflicto? ¿Son sanos los contenidos temáticos de narcoterrorismo en nuestras telenovelas? ¿Cómo enfrenta un grupo de reporteros en un país como Colombia o México las amenazas del narco terror que muchas veces se vuelven realidad? ¿Los contenidos digitales acabarán para siempre con los medios físicos?
No es solo tomar un micrófono o una cámara y hablar. Mucho menos sentarse displicente a rellenar cuartillas con “agregó”, “señaló”, “igualmente”, “por otra parte” y “concluyó”. El periodismo moderno está basado en la subjetividad. Esa misma que nos permite interpretar la realidad y tocar, a través de los géneros mayores como la Crónica y el Reportaje, las fibras íntimas de los lectores. Y es que la crónica es un mecanismo perfecto para rescatar las memorias de las víctimas; para reconstruir el tejido social; para informar con criterio y conocimiento de causa teniendo como único referente el bien común.
Pensando en ello, La Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Autónoma del Caribe y sus programas de Comunicación Social – Periodismo, Dirección y Producción de Radio y Televisión y Psicología, organizan la V Semana Internacional de las Comunicaciones con la temática “Medios y redes para la reconstrucción social”. Un evento que aglutinará desde el 12 hasta el 14 de noviembre en el Hotel del Prado, lo más selecto de la Comunicación, el periodismo físico y digital; las redes de información, los medios audiovisuales y la psicología para, precisamente, analizar dónde está y para dónde va el periodismo en Iberoamérica y de qué manera están contribuyendo, tanto medios como redes, en hacer visibles a las víctimas. Ramón Salavarría de España; Marcela Turati de México; Sebastian Valenzuela y Patricia Peña, de Chile; Marco Schwartz, Alberto Salcedo Ramos, Fernando Gaitán y Diego Guauque, entre otros, disertarán cada uno desde su óptica particular sobre los medios los conflictos y las redes, en una apuesta por un periodismo más humano; más profundo y más analítico. Unos medios, periodismo y redes, que hagan valer la premisa inmortal de Kapussinsky que nos enseña que “para ser buenos periodistas, primero debemos ser buenas personas”.
En las fotos, de arriba a abajo, alguno de nuestros invitados a la Semana de las Comunicaciones: Ramón Salaverrìa, de España: Marcela Turati, de Mèxico y por Colombia Alberto Salcedo Ramos; Fernando Gaitàn, Marco Schwartz y Hollman Morris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario