viernes, 30 de agosto de 2013

¡Y con el patrocinio de Buchanans….el siguiente partido!

Mientras la hinchada sufre, ¿jugadores de Junior de rumba antes del viaje a Bogotá?Por ANUAR SAAD


Primero es la racha de inseguridad que a pesar de las medidas tomadas por Alcaldía y Policía, no cede. Después, el décimo sexto capítulo del ridículo novelón que protagoniza la Cámara de Comercio y todos sus involucrados. Más tarde, el tema del descargue por fondeo que afectaría drásticamente los ingresos al Distrito. Días después, la papa pasó de 500 pesos la libra a 1400 y de la arveja y la zanahoria, ni hablemos, gracias al paro campesino nacional por el que todos sufrimos, pero que el Presidente Santos dijo que “no existe”. Simultáneamente, se revela que la superintendencia de servicios públicos ha recibido 240 mil quejas por el mal servicio de Electricaribe. Para remate, Junior pierde goleado en Bogotá 3-0, pero eso ya es caramelo repetido. Nos dicen “Bogotá” y ya llegamos al estadio perdiendo 1-0.

Todas las escenas descritas en el párrafo anterior, molestan y preocupan al barranquillero. Pero enterarse que tres jugadores del Junior se desbordaban en  una guachafita etílico-erótica de más de diez horas de duración un  día antes de la concentración para el partido ante Santafé, fue la tapa de la olla. Y es la tapa de una olla que está podrida.
Por eso, y pensando en lo escrito en este mismo medio por mi amigo y maestro de siempre José Orellano, tengo que decir que esas son las decepciones que ni “a las queridas”, podemos perdonarle. Y es que la querida parece no tener rumbo e importarle un pepino el sufrimiento de todos sus amantes, es decir, de todos los que somos hinchas de la escuadra roja y blanca.

Cuando se anunció que “El Zurdo” López asumía por séptima vez los destinos del Junior, la mayoría de los aficionados y muchos colegas de prensa, pensamos en lo mismo. ¿Será “El Zurdo” capaz de controlar la indisciplina del equipo, esa misma que ha hecho frustrar campeonatos y poner a la escuadra en la boca de todos? Porque ese cuento de que este técnico “se la lleva bien con los jugadores” me da mala espina. Un técnico no está para que sea tratado como un igual. El Técnico –se supone—debe ser el jefe, el que irradie e imponga autoridad. Pero por lo que se deja ver en las fotos exclusivas reveladas por Zonacero.info, a Córdoba, Tressor y Toloza, la autoridad les importó muy poco o, simplemente, han sentido que jugar en Junior, con el Zurdo a la cabeza, es toda una fiesta.

¿Con qué cara –pregunto yo—se le puede pedir ahora al público que llene el estadio para ver el partido contra Nacional? Los que irán lo harán esperando la oportunidad para vomitar andanadas contra los jugadores, por la gigante papaya que dieron. La ciudad está furiosa y en las redes sociales, la tendencia es el escándalo por los jugadores enrumbados antes del partido. Twitter está que revienta y en Facebook los hincha exigen que empiecen a rodar cabezas.

Y sin duda, deben rodar. Porque la afición merece respeto. Porque no se entiende que mientras los aficionados sufran por la derrota, a tres jugadores (los que hasta ahora se conocen) no le hayan dado la importancia que merece un encuentro en Bogotá. Si la medida no se toma en las próximas horas, se demuestra que en Junior no hay ni técnico ni directivos que manden. Y lo de los directivos va más allá de estos actos de indisciplina. Junior es un equipo sin voz. Al que cualquier árbitro aparecido lo inunda de tarjetas, le invalida goles, valida goles ilícitos  en su contra sin que nadie diga ni mu. Y si han dicho algo, no cosquillas hacen a la Dimayor porque partido tras partido, estas faenas se repiten. ¿No es el Junior un equipo grande? Y si lo es… ¿por qué lo tratan como a uno de segunda?

Todo en conjunto, actos de indisciplina, contrataciones mediocres y rejo arbitral, hacen augurar que el futuro inmediato del equipo no va ser para nada halagüeño. Preparémonos, maestro Orellano, para que la querida nos siga defraudando. Para que vuelva a ser traicionera. Porque por lo menos, por estos días, quisiéramos retirarle nuestro amor. Pero en el fondo, sabemos que no podemos. Que nos derretimos por sus favores, aunque por dentro nos consuma la ira.

Pero más allá del verdadero sentimiento, están los hechos. Y los hechos es que tres de los tiburones se están preparando. Pero no para jugar la Liga Postobón sino que, como lo dicen los medios y las fotos, para ser partícipes de la recién creada “Liga Buchanan's de fútbol” cuyo eslogan según me dijeron, es “juegue con nosotros y tómese el arranque”.

Entonces, señores Tressor, Córdoba y Toloza… ¿Qué siga la guachafita?

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario