jueves, 15 de agosto de 2013

Universidad, desarrollo y Región /mi columna de ADN

NO SE DEBE PENSAR EN LA ENSEÑANZA COMO UN PROCESO QUE SE DA EXCLUSIVAMENTE DENTRO DEL AULA.


ANUAR SAAD

Universidad Autónoma del CaribeLa región Caribe, en estos albores del siglo XXI, tiene la histórica oportunidad de recuperar las décadas de desarrollo perdidas por el centralismo mezquino y la corrupción, entre otras tantas causas.
Casi medio siglo de lamentaciones han pasado para que Barranquilla, ciudad región por excelencia, despertara de ese letargo que la tenía sumida en un limbo que paralizaba sus ansias de desarrollo.

Es por eso que hoy las universidades, en su papel de dinamizadoras del conocimiento, son piezas clave en el desarrollo de las ciudades ante los nuevos retos de competitividad que cada día aumentan por la globalización y la apertura de mercados.
Es precisamente de la universidad, de dónde el sector productivo tiene que jalonar ese personal capacitado, muy necesario para el reto que significa -como es el caso de Barranquilla- ser la puerta del TLC de Colombia ante el mundo.

TLC traduce, de por sí, competitividad. Y para estar a la altura de ésta, la preparación integral, la misma que incumbe lo académico y lo ético, es crucial en el futuro de todos los proyectos emprendidos y los que están en camino de ejecutarse. El profesional de hoy debe ser un líder para el mundo.
No se debe pensar en la enseñanza como un proceso que se da exclusivamente dentro del aula. La verdadera enseñanza es la que está en coherencia con los procesos y requerimientos de los sectores productivos y en consonancia con las necesidades cambiantes de la sociedad.

La educación a la que debe apuntarse es una comprometida con la competitividad, la integralidad en formación y la excelencia profesional, esa misma que necesita entregar a la sociedad egresados capaces que asuman el liderazgo del desarrollo regional.

2 comentarios:

  1. Por un momento, usted nos habla de la importancia de la universidad, de estas aulas mater, en el desarrollo de una ciudad, frente a los retos de la competitividad y crecimiento de mercados, pero luego nos baja de tan interesante alusión de las aulas, al decir que no son estas las únicas forjaduras de educación, lo cual, ya está pues comprobado en muchos sectores, pero es interesante que en el artículo que públicas haya una clara posición frente al papel de las U en la ciudad, o es o no es esencial... Ya que la destacas pero a la vez la pones en segundo plano...

    ResponderEliminar
  2. Johan, interesante comentario. No se trata de "poner en segundo plano" el papel de las universidades, sino que éstas tengan coherencia con fenómenos que tocan el contexto del profesional en formación. En nuestro caso, la competitividad, el TLC, la globalización y la visión real de lo que la sociedad está requiriendo. El papel de la Universidades, sin duda, es el fundamental, pero jamás, aislado de su entorno.

    ResponderEliminar