martes, 23 de julio de 2013

Peligro: ¡Jóvenes sueltos! / Columna Diario ADN

PandillasPOR: ANUAR SAAD

La seguridad en Barranquilla sigue siendo tema obligado. A pesar de la lucha contra la criminalidad con la que el Gobierno Nacional -en apoyo a las autoridades distritales- se ha comprometido con esta ciudad, los índices de delincuencia no son alentadores. Por ello, se han puesto en marcha estrategias para tratar de aminorar las terribles cifras y estas medidas, ahora, involucran a menores de edad.

¿Será que el problema de inseguridad en las calles son los menores ‘sueltos’ después de las 11 de la noche? Esta premisa ha desatado una polémica en la que se exponen argumentos como que “el crimen no tiene edad ni horarios” y otros que preguntan “¿qué hace un menor suelto en las calles después de la medianoche?”.

No está de más recordar que un menor es interdicto, es decir, “no se maneja solo” y debe acatar, primero, la tutoría de sus padres y si esta no actúa, someterse a la del Estado en situaciones que presuma, atenten contra sus derechos o afecten la seguridad.

El toque de queda a menores puede reducir en algo el índice de delincuencia nocturna, pero sería un paño de agua tibia al oscuro panorama de seguridad que hoy presenta Barranquilla porque un menor ya vinculado a la delincuencia puede cometer ilícitos a plena luz del día.

Y son estos hechos violentos los que siembran ‘percepción de terror’ en la comunidad. No hay que buscar culpables río arriba: no es la prensa la que acrecienta ese terror. La prensa sólo informa. Son los hechos los que hablan de una ciudad que mutó de la paz, a la violencia urbana. Un problema que le está quedando grande a la alcaldesa y a la Policía, mientras cada vez más llegan aquí generadores y actores violentos de distintas calañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario