miércoles, 15 de febrero de 2012

El porno video en los bomberos: ¿quién apaga ese incendio?

Anuar Saad S.


Cuando pensaba que ya nada de lo que ocurriera en este país del Sagrado Corazón podría sorprenderme, mi mujer me alertó sobre un extraño uso que le estaban dando a las mangueras de los bomberos en Puerto Colombia.

-Mira el noticiero- me dijo –Los bomberos son pornográficos- remató ella.

Seguro de que se trataba de un disfraz de Carnaval, me pegué a la tele y me di cuenta que el presentador no solo se refería a las mangueras de presión para apagar los incendios. Otras mangueras estaban involucradas, al igual que el tubo deslizante por el que se desplazan los efectivos en caso de emergencia: la sede del cuerpo de bomberos de Puerto Colombia había sido convertido en una especie de Night Club en decadencia para grabar un video porno. Como quien dice, la cosa está que arde.

No pude dejar de recordar que sólo hasta hace poco, por gestión del ex Alcalde Char, en Barranquilla hay un Cuerpo de Bomberos renovado y sostenible, lo que me llevó a presumir que, de haberse demorado la gestión, el escándalo que mantiene navegando a todos por las páginas triple X del internet, no sería en la tranquila Puerto Colombia, sino en Barranquilla. Pero más allá de lo degradante que es la internacionalización de la Gobernación –porque las incendiarias escenas tienen como fondo un carro de bomberos con el escudo de la Gobernación del Atlántico—, hay que preguntarse los motivos que tuvo el director de la estación de bomberos para aceptar que la sede fuera alquilada para tan calientes fines.

La respuesta a esta pregunta la resolvió Alfredo Vargas, ex Comandante de la estación, quien sostiene, como la cosa más natural del mundo que “… lo hicieron para la compra de equipos o elementos que nosotros necesitamos. La verdad es que en ese momento no teníamos recursos”. Y añade, con una candidez que raya en el absurdo, que cuando lo hicieron era con la certeza de que la grabación solo iba a ser vista en el exterior. O sea, en la bicoca de ¡202 países! 202 Estados en que sus ciudadanos –esos que frecuentan ese tipo de páginas—deben estar pensando que en Colombia somos tan liberales, que la Gobernación del Departamento patrocina videos pornográficos para recaudar fondos. ¿De qué otra manera un extranjero puede entender que un carro oficial de bomberos, con escudo incluido, sea escenario de un filme “al rojo vivo”?

Lo más preocupante es que lo dicho por el ex funcionario deja en claro que en el estado actual, los bomberos de Puerto Colombia no son capaces de apagar ni una acidez estomacal: no hay recursos y prácticamente están a la buena de Dios. Y para subsanar eso, ellos deben ser “muy creativos” para generar ingresos. Ya me imagino la sede, con su único camión, apareciendo en tres escenas en la película Enmanuel IV o, por qué no, en la continuación de “Las aventuras eróticas del Zorro” y una bandera, ondeante, de la Gobernación del Atlántico.

Lo increíble, es que, según lo que el mismo funcionario declaró al diario El Heraldo, con el dinero recaudado gracias al didáctico video que haría sonrojar a la escritora francesa Anaís Nin y su Delta de Venus o hasta al mismo Henry Miller y su inolvidable Trópico de Cáncer, compraron algunas gorras y guantes por ¡400 mil pesos! La destitución para estos funcionarios no debe ser solamente por utilizar con fines indebidos bienes y espacios institucionales, sino por su deplorable capacidad de negociación: por 400 mil pesos los productores de tan educativa cinta, no podrán alquilar ni un vetusto garaje.

Y si por esas cosas de la vida, la salida a la luz pública de este bochornoso acto que refrenda que Macondo está en todas partes, hay barrida en el cuerpo de bomberos, propongo una solución para los operarios que por motivo del escándalo queden sin trabajo: alquilen la cinta Full Monty para que les sirva de inspiración de cómo unos desempleados pudieron generar recursos haciendo un strip tease colectivo. Claro, siempre y cuando que no se les vaya a ocurrir, esta vez, utilizar para tal fines un Comando de Policía.

Mientras tanto, el Alcalde de Puerto, y las autoridades departamentales, siguen las pesquisas para desenredar el incendiario embrollo tratando que alguien dé una mejor explicación. Pero en Puerto, como en otras partes del mundo, entre bomberos no se pisan las mangueras… aunque la sede sea escenario para que otros las exhiban.



5 comentarios:

  1. Que verguenza y que tristeza este aporte para tan deteriorada imagen que tenemos en el exterior
    mandan manguera!

    ResponderEliminar
  2. QUE ESCANDALO TAN BOCHORNOSO, ESTO LO DEBERÍAN DE DEMANDAR INTERNACIONALMENTE!, NO MENTIRAS, NO ES PARA TANTO. ALGUNOS DATOS PARA REFLEXIONAR: LA INDUSTRIA DE LAS PELIS X3 ES UNA DE LAS QUE MÁS GENERA INGRESOS ALREDEDOR DEL MUNDO!, MAS QUE EL PROPIO NARCOTRÁFICO. EN COLOMBIA SE HAN HECHO MUCHAS PELIS DE ESTAS, PERO HAGAN ESCÁNDALOS O MUESTRENLOS POR LAS NOTICIAS CUANDO ESTOS ACTOS SE PERJUDIQUEN LA INTEGRIDAD FÍSICA O "MORAL" DE LAS PERSONAS, COMO LO DEBIERON HACER CUANDO LOS FUCKS GRINGOS HICIERON BELLEZAS EN MELGAR Y SUS ALREDEDORES, DONDE MUCHAS MUJERES SE SUICIDARON POR LO QUE HICIERON Y FUERON ENGAÑADAS PORQUE DISQUE SUS VIDEOS NO IBAN A SER MOSTRADOS EN EL PAÍS SINO EN OTRAS LATITUDES, Y OTRAS FUERON ASESINADAS POR MILITARES CON QUIENES TENÍAN ALGÚN TIPO DE RELACIÓN SENTIMENTAL. SIGUIENDO CON LA IDEA, HAGAN ESCÁNDALOS CUANDO ESAS ACTUACIONES "INMORALES" DE SEXO SEAN MAS IMPORTANTES QUE LAS BOMBAS QUE PONEN LA GENTE NO GRATA DE ESTE PAÍS, HAGAN ESCÁNDALOS CUANDO LOS PLUMAS BLANCAS DE ESTE PAÍS PONEN AL ROJO VIVO EL VERDADERO DESARROLLO QUE NECESITAMOS; PORQUE CON ESTO, LES ESTÁ SUCEDIENDO COMO CUANDO LA GALLINA PONE SU HUEVO: SE ASUSTA!

    ResponderEliminar
  3. hagan escándalo a la pobreza y falta de oportunidades que llevan la los jóvenes a prestarse para vender sus cuerpos, con hambre la mente no piensa.

    ResponderEliminar
  4. Qué buena versión del tema que se ha contado con las mismas palabras. He aquí una prueba más que lo interesante no sólo es la noticia, sino la manera y el formato en que se escriba. Gracias, Eduardo Lora Cueto...

    ResponderEliminar