martes, 17 de enero de 2012

Los coletazos del chamán



POR ANUAR SAAD

Después de un arduo trabajo de investigación este columnista logró establecer que el impacto del éxito del chamán que logró que en Bogotá no lloviera durante el cierre del mundial Sub 20 y por el que ahora todos quieren rasgarse vestiduras y abrir pliegos de cargos, y hablar de corrupción, es de inmensas proporciones y va en aumento.

Lo cierto es que ese escándalo mediático que ha sacudido en los últimos días a Bogotá y al país, tiene más de envidia que de otra cosa: todo es porque muy pocos se pueden dar el gusto de tener su chamán personal. Al fin y al cabo hay que desembolsillar $4 millones.

¿Pero qué pasará de ahora en adelante cuando se le ha dado un “estatus científico” a las predicciones de los chamanes avalado por altas esferas del Gobierno? ¿Acaso afectará eso las actividades diarias en el país? Pues créanme que sí. Aquí voy:

Los desatinos de la inauguración del Mundial Sub 20 en Barranquilla, en lo que respecta a su pobreza franciscana en cuanto a montaje del espectáculo se refiere, se debió a que los encargados del espectáculo ahorraron la única plata que no debieron ahorrar: los 4 millones de pesos que el Chamán –ahora famoso por su acierto en el estado del tiempo en el cierre del torneo mundial en Bogotá—cobraba para realizar un hechizo de hipnotismo colectivo (cuál Cooperfield) creando la ilusión de que el bodrio de espectáculo al que fuimos expuestos, era solo comparable a la inauguración de los Juegos Olímpicos. Dicen que la Lignarolo grita a los cuatro vientos que si el chamán hubiera estado ahí, su coreografía habría sido digna de pasar a la historia.

El Presidente Santos descartó volver a sentarse con Uribe así sea para tomarse un tinto. De ahora en adelante, cualquier inquietud que tenga el ex Presidente, podrá expresarla a su chamán de cabecera que contrarrestará las malas vibras, los malos espíritus y alejará a los enanos conspiradores. Los trinos de Uribe para Santos deberán canalizarse a través de @chamanmesalva.

El técnico del Junior, Cheché Hernández ya reafirmó que no habrá más contrataciones…pero de jugadores. Pidió un “veterano chamán zurdo” para que lo acompañe, preferiblemente, en los juegos de local. Así que si nos eliminan rápido de la Libertadores, échenle la culpa al chamán.

Todo parece indicar que se cocina una tregua entre Farc y Gobierno. Aunque no ha trascendido todavía, en vez de Alto Consejero para la Paz, el gobierno tendrá un Bajito Chamán en Bogotá que le dirá si la bendita paz es posible. Esperemos que éste no sea un falso positivo. Otro chamán lo dirá.

Crece el rumor que la Fundación Carnaval de Barranquilla prohibirá el disfraz de chamán, pues teme que alguno salga verdadero y les descubra los entuertos que se cocinaron allí dentro por años (¿o todavía se cocinan?) y de pronto se les seque la teta de la leche de oro.

Dicen vecinos del sector que el ex - Alcalde Char ha sido visto con insistencia en los alrededores de Campo Alegre acompañado de un hombre de vestimenta peculiar que salta en un pie sobre las veredas resquebrajadas y fuma una pipa extraña entre las grietas de los apartamentos: era un chamán. Y otros dicen que el chamán de Char ya renunció porque le dijo al ex Alcalde que sus ritos ayudan… ¡pero que no hacen milagros!

ACSA se las sabe todas: después que nadie daba un peso por la continuidad de su concesión en la administración del Aeropuerto Ernesto Cortizzos, gracias al pago de una migaja a un chamán inexperto, (para poner en práctica aquello de la política del primer empleo impulsada por Santos) sí pudo continuar el contrato. Este Chamán salió general e hizo que, por arte de magia, ACSA siguiera aunque el aeropuerto parezca, cada día más, una terminal de transporte de pueblo pobre.



En lo personal, prometo que aunque agonice no iré a clínica alguna amparada por el P.O.S (Pocas Opciones de Sobrevivir). Hace dos semanas, enfermo, ingresé tres veces a la misma clínica, con los mismos síntomas y sólo me daban buscapina. Un amigo que me vio muy mal me dijo que, para mejorarme, debería acudir a un médico particular. Le hice caso y efectivamente así sucedió: la recuperación fue milagrosa.

-¿Acaso eres un chamán camuflado?- le pregunté  ante su desconcertante y acertada predicción.

-Que chamán ni qué nada.- me dijo displicente. - Ocho años afiliado al P.O.S. de Coomeva y atendido tres veces en la Prevenir… fueron suficientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario