miércoles, 16 de marzo de 2011

La política sigue en Carnaval


Aunque las fiestas terminaron, algunos políticos siguen con sus disfraces puestos. ¿Hasta cuándo?


POR ANUAR SAAD S.

Los barranquilleros son apegados a su Carnaval. Tan apegados, que hoy, ocho días después, siguen sorprendiendo con la autenticidad, originalidad y, en algunos casos, hilaridad de sus disfraces que aunque a simple vista parecen disparatados, en el fondo tratan de engatusar a más de uno.

El primero que siguió en la senda de mantener vivo el carnaval una semana después de que Joselito muriera, fue el Gobernador Eduardo Verano a quien se le ha visto por estos días, con saltitos de Marimonda, presidiendo reuniones disfrazado de “Región Caribe”, iniciativa tan loable como utópica. Acompañando esta comparsa le siguen, además de los otros Gobernadores, el Presidente Juan Manuel Santos quién está arropado con “La Mascarada del Trabalenguas”, es decir, volver la propuesta tan ininteligible, que hay más probabilidades que el Junior gane de visitante en el torneo local, que al alto Gobierno lo trasnoche el movimiento de autonomía regional de los costeños. “…se va a presentar ante el Congreso el Proyecto de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial –Loot–, con el objetivo de incluir la Región Administrativa de Planificación –RAP– como escala de medida que permita el desarrollo legal de la Región Entidad Territorial –RET–”. Sobra explicar porqué algunos llaman “El Acertijo” a este disfraz.

Y como buenos nativos de esta querida y sufrida tierra, los primos Nule no se podrían perder este repechaje carnestoléndico. Se les ve con frecuencia a estos pobres muchachotes por las calles de Miami departiendo en uno que otro restaurante mediterráneo y en prestigiosos Night Club, revisando cómo van sus inversiones en Emiratos Árabes. Ellos, tan ingeniosos, han innovado en materia del disfraz, incorporando productos que no son propiamente abundantes en nuestra región Caribe. Dicen los que los han visto (y lo comentan en facebook) que ellos andan con unos bultos de canela a cuestas que lleva pegado un letrero escrito a mano que dice en spanglish: “estamos quebrados y vivimos de dady and mom”. Conocedores del carnaval le han mandado por twitter algunas sugerencias a estos primores de empresarios y estandartes de la honestidad, en la que les advierten que si quieren ser creíbles, no usen camisas Gucci, pantalones Lacoste, corbatas Armani, botas Prada y mucho menos costosos Rolex. Además, al letrero habría que agregarle que también viven de Gingercita, de su cuñadito Alex y de uno que otro contratito que primos y demás familiares han camuflado por ahí. Mi amigo Pepe Enciso, que sabe de cine como el que más, me dijo que en vez de “Los quebrados” la comparsa de los Nule –por cuestión de absoluta credibilidad—debería llamarse “Buenos Muchachos” como el filme de Martin Scorsese.

El disfraz de “El descabezado” tiene, gracias a la política local, nueva vida. Ya no más hombres representando a este personaje de nuestras carnestolendas. Aseguran los que están untados del mundillo político que ya han visto a la doctora Elsa Noguera poniéndose, aunque le quede grande, este tradicional disfraz ante la sombra del “guerrero” Alfredo Varela quien pretende manejar a cipotazos, como en El Desafío, los destinos de la ciudad. El pretexto con el que Don Fuad –quien sigue disfrazado de il padrone—es que Alfredito (como le dice la primorosa Rochi) tiene el carisma de Alex y las encuestas de popularidad se mueven por carisma más que por obras verdaderas. Esperamos que Alfredo no vaya a tener tantos líos jurídicos, los mismos, que han hecho que a nuestro Alcalde ya le digan Spiderman, no por los superpoderes, sino por la telaraña de enredos en la que anda. ¿Cómo se explica entonces que haya pretendido otorgarles el recaudo del Transmetro a su angelical cuñado y sus primitos Nule?

Pero algunos conocedores de nuestras tradiciones y que han repasado la génesis y evolución de los disfraces, se han manifestado sorprendidos con la originalidad que encierra el disfraz de “Espanto de la Loma”. Este no es más que el tira y jale que se ha formado (y que al parecer va in crescendo) sobre la imposibilidad que el gran Centro de Convenciones de nuestra ciudad se haga en La Loma (con la bicoca en inversión de 35 mil millones) o en un lote de Peldar en plena Vía 40.El Alcalde aduce que La Loma está emproblemada con tutelas, invasiones y demandas y que mientras estas se resuelven, se dilata la inversión que ya está disponible. Los opositores aseguran que el presupuesto se hizo con base a La Loma y las aprobaciones que existen por parte del Gobierno Nacional eran con miras al proyecto inicial. Así pues, el disfraz de “Espanto de la Loma” tiene sin dormir a más de uno que hacen cuentas alegres con los negociados que puede haber en torno a éste.

Y por último, aunque ya se había estrenado meses antes del Carnaval, sigue en boga el disfraz de “Los Alegres del Campo”, un nombre que pretende parodiar el infierno y la tristeza que siguen soportando los moradores de Campo Alegre ante las promesas incumplidas por El Distrito. Ahí están con sus disfraces de encadenados en las puertas de sus casas, de manifestantes que cierran vías, de soñadores con una casa que no se les venga encima, mientras que el Alcalde y su séquito pasan frente a ellos, muy orondos e insensibles, con la ya reconocida comparsa de “El baile del Indio”. Baile que seguramente terminará el día que –no lo permita Dios, como diría una colega—se desplome una edificación entera sepultando a sus moradores, así como en Soledad un ciudadano murió porque el camión de bomberos no tenía gasolina. Claro, que presupuesto para las fiestas de carnaval, sí hubo, mientras que, como en Soledad, en más de siete municipios el Cuerpo de Bomberos no tiene ni cómo apagar una acidez estomacal.

Pero no importa. Que siga la fiesta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario