jueves, 11 de septiembre de 2008

La Costa: República Independiente


Por ANUAR SAAD


Se acercan las elecciones y el movimiento en la Capital, Barranquilla, no cesa. El sol calcinante del mes de abril obliga a los votantes a buscar la sombra de los árboles para llegar a su destino, mientras que en la radio suena el último éxito de nuestra diva, de la artista de la República Independiente del Caribe más famosa: Shakira.

Los más veteranos se trenzan en una discusión sin fin sobre los posibles resultados en medio de una explosiva partida de dominó.

-¿Cuánto vamos a que Rodado arrasa esta vez?- pregunta uno mientras que con salvajismo estrella el doble cinco contra la mesa.
-Nooo- lo contra ataca su vecino de mesa que usa lentes tan gruesos como culo de botella, arguyendo que Alex Char o Verano son los hombres. Todos tienen sus favoritos para la Presidencia de la naciente República independiente, y también los nombres de los ministeriables.
-Eche…. Quién más para comunicaciones que el “Negro” Perea- se atreve uno de los contertulios, mientras que pone otros a la palestra : Ernesto McCausland o Jorge Cura, como Ministros del ramo.
-No joda, Perea está muy viejo y los otros los vemos hasta en la sopa…- dice el de los lentes de culo de botella.

Mientras transcurre la jornada, la prensa capitalina –El Heraldo—anuncia las convulsiones políticas y sociales que vive nuestra hermana Republica de Colombia: sigue el destape de políticos vinculados con la guerrilla, con los paramilitares o con ambos. Sigue la oposición tratando de derrocar vanamente al cuatro veces Presidente Uribe. En las páginas internacionales de El Heraldo siempre se reseñan los últimos golpes al narcotráfico y la extradición de algunos capos. Algunos todavía recuerdan que, hace años, eso también era problema nuestro.

Ese domingo, por ser elecciones, la fecha de clásicos en el fútbol de la RIC (República Independiente del Caribe) se aplazó para dentro de siete días. El Junior, eterno campeón, debe enfrentar al segundo en la tabla, el Unión Magdalena, mientras que el deportivo Valledupar se las medirá con el Atlético Sucre. Para dentro de un año, debemos escoger técnico para las eliminatorias al mundial, ya que recientemente, se aprobó la vinculación de nuestro equipo nacional, a la FIFA. Los periodistas discrepan si Valderrama o Alexis Mendoza sean los técnicos, o algunos aún se atreven, tímidamente, a proponer el nombre de un entrenador extranjero: Francisco Maturana, célebre por la frase que hizo historia en el vecino país, de que “…perder es ganar un poco”.

Pero no sólo el deporte le quita el sueño a los ciudadanos, también las nuevas medidas económicas: ¿A quién escogerán para la foto del billete del Nuevo Peso del Caribe, que está equiparado al dólar? Según fuentes que citan los periodistas económicos, se pensó en Rafael Nuñez –pero el ya está en billetes del otro país—y también en el de Julio Mario Santo Domingo, o de Eduardo Lemaitre Romàn. Unos, más folclóricos, le apuestan a una fotito de Diomedes Dìaz o del asesinado Rafael Orozco.

No se ha decidido aún el “empaque” de los billetes, cuando se ciernen en discusiones sobre lo que podría ser en definitiva nuestro escudo y nuestro himno.
-Están en nada- grita el salvaje del dominó –eso es de bola a bola: el himno debe ser Te olvidé. Lo ascendemos del Carnaval, para el país-
-¿Y el escudo?- pregunta el otro
-Eche, una marimonda, un monocuco, enmarcados en el Río Magdalena con el Nuevo Puente Pumarejo de fondo.

Las noticias de El Heraldo ese día no son tan prometedoras en el aspecto económico. La economía informal se ha multiplicado y los índices del PIB en el naciente país no son alentadores. ¿La causa? La pobreza en regiones como Sucre y el poco ingreso per capita en la Guajira, hacen que Barranquilla y la floreciente Cartagena, principal Distrito Turístico, tengan que llevar toda la carga.

Los especialistas en economía dicen que debemos reajustarle el precio del gas a los colombianos y que “si no quieren pagar, pues negociaremos mejor con Venezuela”. Y es que Chávez ha hecho un interesante lobby con nuestros primìparos mandatarios y como muestra de buena voluntad, su gobierno no le pedirá visa a los de la RIC y el acceso a sus universidades será gratuito, como para los naturales de la vecina república.

El turismo es uno de los ejes motores de nuestra economía. Cada año, más de dos millones de colombianos vienen a dejar sus devaluados pesos en nuestras playas y deleitarse comiendo cócteles de camarón a la orilla del mar y bebiendo eróticos licores al compás de un vallenato legítimo, el de nuestro Valle y Nuestra Guajira. No el vallenato llorón que sintonizan en sus andinas emisoras.

A niveles de transporte, lo ideal sería “organizar el caos”. Esto es, que el mototaxismo sea acreditado como ejercicio legal y para contribuir al orden, todas serán pintadas de amarillo. Las obras del Metrobala deberán terminarse en el 2034, lo que permitirá trasegar entre Barranquilla y La Guajira en menos de 50 minutos, o sea, mucho menos que llegar a El Rodadero en transporte tradicional.

--o-o-o-o-o-o-o-

El sonido estridente del despertador me hace brincar de la cama. Aturdido y somnoliento camino entre nubes por los recovecos de mi casa hasta tener a la mano la prensa del día. Ajusto mis anteojos para leer: miércoles 22 de enero de 2009. Barranquilla – Colombia. Emito un sonoro suspiro: no sé si el sueño fue una terrible pesadilla…o el ideal paradisíaco al que algún día podríamos llegar.

Entonces explota en la radio la inmortal “Te olvidé” como preludio del Carnaval que ya se acerca y, nostálgico, me meto al baño en medio de una estrepitosa carcajada…

No hay comentarios:

Publicar un comentario